jueves, diciembre 01, 2005

Si al final tu amor es para envenar

Cuantas veces traté de querer amarte,
de tantas formas, cuantas vías busqué,
pero que en tí hicieran eco ningunas encontré.

Miré hacia donde nadie ve, y allá en lo lejos te encontré
en una época donde a nadie le importaba si respirabas,
te alimenté, con amor del bueno, sin pedirte un costo por ello.

Fuiste entrando en mi vida como si en verdad allí querrías estadía,
me pegaste tus ganas, me diste tus gemidos,
todos, como siempre fingidos.

Rozaste mi piel con tu lengua, implantaste tus huellas hasta en mis huesos,
me dejabas de sensaciones casi muerto, tus caricias, todo lo que necesitaba,
ahora sé que un día eran las que me envenenaban.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal